viernes, 30 de septiembre de 2016

El Ciudadano Ilustre y la Infelicidad

"Es verdad que la infelicidad es el mejor estado anímico para la creación artística?" le pregunta una chica en la película a "El Ciudadano Ilustre"

Yo no se que le responde porque todavía no vi la película pero tengo la idea de que la infelicidad es, al menos, el estado de ánimo que nos impulsa a hacer arte que despierta un gran abanico de emociones en la gente. Despierta inclusive felicidad.

Porque supongamos que escribimos en base a un sentimiento de infelicidad que tengamos en ese momento. Ese escrito melancólico, triste, puede evocar otras épocas en la gente. Puede darle inclusive un aprendizaje al lector. Puede hacerlo sentir acompañado al lector (y por ende, hacerlo sentir mejor). 

Y yo creo que la magia está en que si creamos una obra de arte en base a la felicidad, no vamos a despertar tal variedad de emociones en la gente, sino que vamos a despertar mayormente felicidad. Y es algo un poco pobre, desde mi punto de vista.

Hay comunidades donde la felicidad es el estado de ánimo más común. Y sé que también es algo que viaja en nuestro genes. La información genética que heredamos nos dice qué tanto fluído va a circular por nuestro cuerpo para que sintamos tal o cual cosa. Y entonces te llamo a revisar objetivamente la cantidad de obras reconocidas por despertar hermosos sentimientos que salen de la gente que vive en esas zonas o que posee esa genética... Seguramente vas a encontrar que es un número muy bajo.


viernes, 9 de septiembre de 2016

Lo que pienso del miedo, narrado en una historia cortita...

Esta persona (que no viene al caso su nombre), un día volaba en un pequeño avión con su equipo y el avión empezó a tener problemas. Finalmente se le descompuso un motor y parecía que se estrellaban y morían todos. Tripulación y sus acompañantes entraron en pánico, sin embargo él siguió tranquilo sentado, leyendo el diario, inmutable.

El piloto se dio vuelta un par de veces y como lo encontró tranquilo se sintió obligado a hacer un esfuerzo mayor y tratar de aterrizar de emergencia, que fue lo que finalmente pasó.

Un rato después ya en el auto, su secretario privado le dice “usted es un héroe, arriba estábamos todos muertos de miedo y usted estaba tan tranquilo”

Pero le responde: “No se equivoque, yo también estaba muerto de miedo, pero estaba a cargo, era mi responsabilidad. Todos ustedes incluido el piloto me estaban mirando.” Y le dijo:

“El coraje no es la ausencia de miedo, sino la capacidad de trascenderlo”