miércoles, 11 de mayo de 2016

Osho y a Borrachera

Soy un gran seguidor de Osho. Es una lástima que se haya muerto.

Una vez dijo que ser iluminado es como estar en una eterna borrachera (https://goo.gl/HiES8t) y comparto eso como nada en la vida.

Ahora estoy borracho y me siento especial. Me siento como me gustaría sentirme todo el tiempo de mi estado conciente. Es maravilloso. Ojalá pudiera lograrlo.


En serio crees que tomas decisiones?

Tu cuerpo es un mar de químicos: tetosterona, adrenalina y muchos etcéteras recorren tu cuerpo diciéndole al cerebro qué hacer.

Cuando tomas una decisión, es en base a la cantidad de químicos que recorre tu organismo. Te has dado cuenta de eso?

Después de los cuanrenta años (por ejemplo), en algunos ADN se establece que la tetosterona baja de nivel. Ya no tienes tanta como cuando tenías veinte años. Y eso te hace más "blando". Miras otras películas (que no tienen contenido violento), decides otras opciones. No es tu cerebro... Es tu cerebro decidiendo en base a los químicos que vivien en ese momento dentro de tu cuerpo.

Eso me lleva a pensar: Qué son las decisiones? Las toma nuestra conciencia realmente? Yo creo que no. Las toma nuestro cerebro en base a "lo que tiene disponible".

Qué sería de nuestro cerebro sin un cuerpo físico? Qué soñaría? Qué decisiones tomaría? Si no tiene químicos viajando por el organismo determinando los niveles que tiene e informándolos al cerebro? Si no tiene ojos que disparen chorros de líquidos de alerta o de placer o de miedo?

Podría acaso entonces cumplirse la idea de "el cerebro en un frasco?" La verdad es que ahora que lo pienso, tengo mis dudas...

La intención de este post es que analices la próxima vez que tomes una decisión: no es tu conciencia. Es tu cerebro reaccionando a tu ADN y a la cantidad de químicos que recorren tu cuerpo.

Cambiar el Mundo

Cuando era adolescente (ahora tengo 41 años) quería cambiar el mundo.
No era el único. Crecí en una era donde varios de mis amigos quería los mismo.

Pero cambiar el mundo es doloroso. Cuesta trabajo. No es una tarea fácil. Pero yo igualmente lo quiero.

Ahora que tengo la posibilidad, no lo puedo hacer, porque hay otras personas involucradas con su nombre y no quieren vivir las consecuencias de lo que significa cambiar el mundo.

Yo lo he hecho. He cambiado el mundo. Porque he cambiado la forma de ver las cosas de la gente. Pero ahora quería hacer algo más grande, quería derribar un sistema.... Pero no pude.

Ya vendrá mi oportunidad nuevamente, cuando dependa solamente de mi hacer las cosas y tomar las decisiones.

Yo no se cuántos de mis amigos que en la adolecencia querían cambiar el mundo lo han logrado. Tampoco se si ahora existen esos adolescentes. Pero en fin, me gustaría que existiesen.

Vivo en una ciudad donde todos quieren prenderse a lo que es más fácil (por más que esté mal y por más que pisotee sus derechos). Nunca lo voy a enteder. Hay una frase que llevo a todas partes y que dice "La gente conoce más de fútbol que de sus propios derechos" y aplica a todos, inclusive a aquellos que poco conocen de fútbol.

Cambiar el mundo no es necesario solamente porque se nos antoja. Es necesario porque somos seres inteligentes. Y en vez de mirar al futuro con ganas de ser una sociedad en paz, miramos al futuro como una sociedad con los bolsillos llenos de dinero. Y eso es patético. Es mediocre. No quiero ser un mediocre lleno de dinero en mis bolsillos.

Quiero más adolescentes como yo, que no quieren esto que vivimos. Miseria, abuso de poder, gente que agacha la cabeza.

Quiero adolescentes dispuestos a morir por la causa. Quiero adolescentes llenos de pasión. Quiero adoleascentes que no se conformen con aprender lo que les enseñan. Quiero adolescentes curiosos. Sedientos de más.

Tal vez soy un loco. Un soñador. Pero lo único que sé es que me gusta como soy.