martes, 31 de diciembre de 2013

Feliz y sincero 2014

Parecería un cliché si digo algo como "si todos están bien, entonces yo también lo estoy"... Pero resulta que es así de real si te lo pones a analizar.

Si eres una de esas personas quienes sienten un sentimiento desesperado (como de envidia) cuando alguien más pasa por un excelente momento de bienestar material o emocional. Y te enojas porque lo que tiene el otro te tendría que pertenecer a ti, entonces siéntate a pensar un poco a largo plazo, para entender cómo funcionan las cosas...

Suponte que todo lo bueno te pasa a ti y el resto sigue viviendo en sus miserias materiales y emocionales: Qué ambiente tendrás a largo plazo? El peor! Todo lo bueno que te llega no podrá ser disfrutado, porque tendrás que protegerte para que nadie te lo quite. Y eso no es precisamente la vida que yo al menos quiero.

Yo quiero que todos ganemos mucho dinero. Yo quiero que todos vivamos en la mejor casa que se pueda construir. Quiero que todo el mundo pueda tener una pareja con quien llevarse bien... Porque si creamos ese ambiente, entonces será un ambiente donde nosotros también querramos disfrutar, sin miedo a perder todo lo bueno que hemmos conseguido.

Te has puesto a ver cómo debe vivir un millonario hoy día? Rodeado de grandes muros. Rodeado de guardaespaldas para él y sus hijos. Cuidándose la espalda para que ninguna de las personas que lo rodean (y que no vivien ni la mitad de bien que él) le clave un puñal tan esperado.

La verdad es que no es la idea de una vida que quisiera...

Por eso, si todos los que están a la cabeza del poder (porque tienen dinero que les permite comprar la voluntad de la gente que al fin y al cabo les cede -porque el poder no se obtiene si no hay alguien que te lo de) se dieran cuenta de esto, sin duda estaríamos hablando de otro mundo mucho mejor que el que conocemos.

Por eso mi deseo sincero es que tengas un provechoso año 2014 y que se te cumpla todo lo que quieres (inclusive cuando quieras no querer nada... what?)


sábado, 28 de diciembre de 2013

La devaluación de la moneda argentina ya es un hecho. El problema es que no nos lo hacen ver.

Vivo en Argentina y viajo a Uruguay bastante seguido. Y fue en estos viajes que me di cuenta que la devaluación de nuestra moneda es una realidad. Nuestro peso no vale nada...

Como ustedes bien sabrán, devaluar es la pérdida del poder adquisitivo de una moneda con respecto a las otras monedas (y recordemos que la inflación es la pérdida del poder adquisitivo de la moneda con respecto a los distintos bienes de consumo)

Para quienes lean y no estén enterados, en Argentina se maneja un valor de cada dólar a 6 pesos argentinos (unos centavos más de diferencia) Pero también tenemos un cambio de dólar "paralelo" que se maneja con un valor de 9 pesos argentinos (centavos más) por cada dólar norteamericano.

Pues bien, yendo a Uruguay, me di cuenta que necesito unos 10 pesos argentinos para comprar productos equivalentes a 1 dólar. O sea, que el valor del dólar paralelo que tenemos en Argentina no está para nada errado.

Y es más, si vas a cualquier casa de cambio de Uruguay con dólares en la mano y quieres traerte pesos argentinos, te los van a cambiar a unos 9.50 pesos argentinos por cada dólar.

Y esa es la realidad de nuestra moneda: no vale lo que nos dicen en Argentina que vale...

Si haces una búsqueda en Google y pones: "currency exchange argentine peso", el buscador te mostrará un gráfico oficial del valor de cambio y también un historial muy interesante... Veamos:


Como verás, en USA necesitas 15 pesos argentinos para comprar un dólar norteamericano.

Y también es muy interesante ver cómo ha venido nada más que cayendo el valor de nuestra moneda en el transcurso de los años...

O sea, si eres argentino y no estás al tanto de esto (o lo niegas), date cuenta de que hay cosas que no se pueden ocultar o modificar con falsos discursos. La devaluación es un hecho y los efectos negativos los estamos viviendo:

- Cada vez es más caro comprar productos importadas.
- Cada vez son más caros los productos que se fabrican con máquinas importadas (has visto el costo del papel higiénico con respecto a los rollos de cocina?)
- Cada vez nuestro salario alcanza para comprar menos productos básicos.

Qué hacer?

Tenemos que generar como país más ingresos para evitar la pérdida de capitales en dólares que tiene nuestro Banco Central. Y para tal cosa, necesitamos actualizar estos métodos de ingreso de capitales. Tenemos que mirar más a cómo se hacen las cosas ahora y dejar de pensar como era en siglos anteriores.

Muchas empresas millonarias que no se han actualizado en sus métodos, han cerrado sus puertas (o están a punto de hacerlo). Un ejemplo claro es el de BlackBerry, quien era en los noventa un gigante intocable. Hoy día no saben cómo mantenerla a flote...

Otro ejemplo es Apple. Sin la venida de Steve Jobs y sus ideas innovadoras, nunca hubiese podido ser lo que llegó a ser. Y ahora, sin Steve y sin esas ideas, yo creo que no terminarán muy bien.

Microsoft es un dinosaurio que se quedó en los ochenta y también así les va...

Un ejemplo de quien piensa en el ahora y en el futuro es Google. Unos tipos que trabajan en cosas como autos que se manejan solos o robots que ayudan a la gente a hacer tareas domésticas... Google es una empresa que apuesta al cambio con cada cosa que inventa. Y miren como están: Primeros.

Si Argentina no ve la realidad del mundo donde vivimos, va a terminar fundida. Una de las cosas que se pueden hacer en este país y que funcionan en otros (generando millones de dólares) es la creación de patentes por inventos. Las patentes en el mundo es un negocio millonario (hay mucha mafia también, por supuesto). Argentina debería reforzar y generar un plan serio de apoyo a las universidades para que generen patentes de inventos que se compren en todo el mundo y nos den ingresos en dólares.

Pero claro, el enemigo de Argentina es la burocracia y la falta de seriedad en el cumplimiento de las leyes. Hoy día prácticamente es imposible: 1) despedir a un empleado del gobierno y 2) encarcelar a un delincuente. Y si no empiezan por corregir eso, no nos pinta un buen porvenir en nada de lo que hagamos.


martes, 3 de diciembre de 2013

Somos los Mejores

Acabo de ver una nota donde decía que "La mejor bailarina del tubo es argentina". Y me hizo acordar a la necesidad (no solamente del argentino, obviamente) de ser el mejor.

Primero pregunto:

1) Para ti, no ser el mejor es un problema?
2) Quieres ser primero, pero si sales segundo o tercero, aceptas y te prometes ser mejor la próxima vez?

Si contestaste que SI a alguna de las preguntas anteriores, entonces tienes posiblemente un asunto sin resolver con la necesidad de ganar. Y esa necesidad de ganar, puede estar relacionada con la necesidad de ser el mejor (de otra forma, si no es para ser el mejor, quisiseras ser el primero?)

Y esto a muchos les resulta una angustia. Y si te resulta una angustia, es un tema a resolver...

Y para resolverlo me permito ir hacia atrás en la historia y ver qué nos lleva a querer ser los mejores. Lo que yo vi (en este viaje en el tiempo que hice) es que nuestra sociedad siempre fue castigada por la desigualdad social y el abuso de poderes. Un trabajador tiene sus sindicatos y ayudas pero hay tanta corrupción en el sistema que la gente queda finalmente desprotegida. En una sociedad donde el trabajador está realmente protegido, las cosas son diferentes.

Y esta desprotección del trabajador ante un sistema exageradamente corrupto hace que la persona se quede totalmente desprotegida ante falta de oportunidades, despidos y maltratos.

Imagínense cómo se comporta una persona viviendo en una sociedad donde tiene que pelear para ganarse o conservar su puesto de trabajo. Porque si no lo conserva, no recibe su paga. Sin paga, no come y obviamente se muere. El miedo a la muerte genera el mayor de los enojos. Y una persona, estando en el mayor de los enojos es capaz de hacer cualquier cosa.

Entonces para conservar ese puesto, las personas se vuelven extremadamente competitivas. Y la competitividad es buena para el sistema que nos quiere controlar porque nos mantiene en una constante pelea.

Para conservar el puesto, las personas tienen que pasar como super-expertos en su materia (por más que no lo sean) y eso genera problemas, porque mentir en la capacidad de cada uno hace que el trabajo en equipo sea más difícil (sin contar con que los resultados no van a ser los mejores)

Y todo esto resume más o menos lo que yo creo que genera la necesidad de estar primero siempre.

Y lo que hago para no querer estar siempre primero es algo que a muchos tal vez no le resulta fácil de comprender. A mi me resulta y lo escribo aquí ahora a modo de idea a quien lo quiera adoptar.

Y se trata de aplicar una frase (que a muchos le da risa) y que dice: "Persigue la excelencia y el éxito te vendrá a buscar con los pantalones caídos"

Y esto significa que solamente tienes que preocuparte en ser excelente en algo que realmente ames. Una vez que alcances la excelencia, siempre tendrás el trabajo que el exitoso te ofrecerá (para poder mantener su éxito)

Ejemplos de esto se ven en todos lados: Un exitoso productor no es nada si no tiene excelentes actores (aunque sean desconocidos)

Siendo excelente en algo que amas no significa que siempre tendrás el primer puesto, lo que significa es que ya no te va a importar salir primero porque dentro tuyo sabes que estás haciendo lo que te más te gusta hacer y eso es realmente lo que vale: lo que tu sientes. Si haces lo que sienten los demás, vivirás entonces la vidad de los demás y no la tuya.