miércoles, 10 de julio de 2013

La Verdad Absoluta

Alguna vez has escuchado la expresión: "Quién después de todo tiene toda la verdad?"

Supongo que si la has escuchado. Al menos algo parecido. Y quiero contar en este post, lo que significa para mí esa frase. El contenido que encierra y la interpretación que le hago. Y lo que te pido es que sigas leyendo hasta el final, porque si te quedas con el comienzo o con la mitad del texto, no captarás toda la idea.

La verdad absoluta la tiene una sola persona: Esa persona con la que quieres tener un vínculo cercano (puede ser con tu hijo, con un hermano, con un amigo, etc) Esa persona será la que tiene toda la razón y a quien debes hacer caso.

Y cuando digo esto no me refiero a algo como "Hey, si quieres tener un lazo cercano conmigo y por lo tanto tengo toda la verdad, entonces te digo que la gravedad no existe y ya mismo saltas por ese acantilado para demostrarlo."

No. Me refiero a que si TU quieres tener un lazo cercano con una persona, tienes que tener en cuenta que es esa persona la que tiene la verdad y no tu.

Pongo un ejemplo: Supongamos que eres un padre que quiere tener una relación cercana con su hijo. Ejemplifiquemos también un escenario de vida: Tu tienes un ingreso monetario bueno que te permite vivir sin tener que salir a trabajar a diario de tu casa. También supongamos que no tienes pareja. Estás criando a tu hijo tu solo)

Dicho esto, suponemos que tienes todo el día y la noche para estar al lado de tu hijo. Pero resulta que un día viene él y te dice: "Sabes que? Creo que debemos estar más tiempo juntos"

Y tu te vuelves loco pensando: "Pero este crío está loco acaso? No estoy con él todo el día? Acaso quiere más? Sin duda está más que equivocado!"

Pero con esta actitud (donde tú eres quien tiene la razón) logras solamente alejarte de tu ser querido.

Entonces lo que hago es partir de la base donde él tiene la razón y desde ese punto veo cómo puedo arreglar el problema. Para el caso del ejemplo, tal vez lo que falta es calidad de tiempo, donde no basta con estar a su lado, sino que tal vez no te compenetras en sus actividades y por eso parece que no estás ahí con él. Es como cuando estás pero no estás...

Si ponemos esto en práctica, nos acercaremos cada vez más, en vez de alejarnos de los seres que más queremos.

Un ejemplo de vida diaria donde se aplica esto es en el comercio. La famosa frase "el cliente siempre tiene la razón" es porque el comerciante quiere tener un lazo realmente cercano con su consumidor porque le dará los billetes que necesita para estar vivo. En la vida diaria, nuestro cliente debe ser cada ser querido con quien queremos tener un lazo realmente cercano y el billete que esperamos recibir de él es el amor.